30 aniversario de A. C. Niña Madre

Treinta años se dice rápido pero cuando uno lo piensa de manera reflexiva se da cuenta que se trata de un largo recorrido para cumplir un sueño lo cual representa persistencia y esfuerzo de todo un equipo para alcanzarlo venciendo dificultades para lograrlo y eso ha sido el éxito de Niña Madre. Felicitaciones desde Redsoc a Marta Morantes, a Gladys Madriz y a todos los que integran ese maravilloso equipo. (Consuelo Morillo, Directora-Coordinadora de Redsoc).
La A. C. Niña Madre es una organización de desarrollo social sin fines de lucro destinada a la atención de las madres adolescentes en riesgo social y a la prevención del problema del embarazo adolescente.
Esta Asociación surge en el año 1989, siguiendo el ejemplo de la Asociación Procal, antes denominada “Fundación Acción Ya” de Costa Rica y de la “Red de la Infancia y la Familia”. Gracias al programa de trasferencia de experiencias de esta Red, las dos organizaciones compartieron éxitos y fracasos del programa para madres adolescentes. Sin embargo, Niña Madre nace oficialmente el 4 de mayo de 1990, con un equipo fundador comprometido a investigar y analizar el problema grave del embarazo adolescente en Venezuela. Una combinación de patrocinantes privados y embajadas aportaron los recursos para comprar su sede actual en la parroquia de Coche.
En los inicios el equipo fundador de Niña Madre tuvo una visión de ser una casa residencial, donde las chicas embarazadas podrían vivir durante su período de gestación. Sin embargo, después de cuatro meses de operaciones se dieron cuenta de que no tenían suficientes recursos para mantener ese tipo de programa. Esto les motivo a cambiar el modelo de casa residencial a un modelo educativo, con énfasis en el desarrollo del concepto de proyecto de vida de las adolescentes embarazadas.
En el año 1996, Niña Madre, con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP), desarrolló la propuesta educativa “Retos y Cambios por la Vida” para abordar el problema del embarazo adolescente. A partir del año 1996 se establecieron diversos programas educativos dirigidos a la atención de la madre adolescente, a la prevención del embarazo adolescente y a la prevención de las infecciones de transmisión sexual y SIDA.

Millones de mujeres sufrirán embarazos no deseados durante la pandemia de coronavirus

La pandemia de coronavirus puede tener un impacto catastrófico en la vida de millones de mujeres. La incapacidad de obtener anticonceptivos puede llevar a siete millones de embarazos no deseados en apenas los próximos meses.

Si los confinamientos siguen durante seis meses, 47 millones de mujeres en países de renta media y baja no tendrán acceso a anticonceptivos modernos.

Una investigación del Fondo de Población de la ONU, junto a Avenir Health, la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos y la Universidad Victoria, de Australia, revela otros problemas para las mujeres. La violencia de género aumenta en un 20% durante los períodos de encierro, por lo que habría 31 millones de casos de abusos adicionales para un confinamiento de seis meses.

“Los datos muestran el catastrófico impacto que puede tener pronto el COVID-19 en las mujeres y las niñas de todo el mundo”, dice la doctora Natalia Kanem, la directora ejecutiva del Fondo que admite que son cálculos provisionales que dependerán de cómo evolucione la pandemia.

Los programas para erradicar la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil también sufrirán retrasos. En la próxima década, dos millones de niñas adicionales serán mutiladas y 13 millones de menores de edad más se verán forzados a casarse.

El Fondo está trabajando con los gobiernos y otros socios para dar priorizar a las necesidades de las mujeres y las niñas en edad reproductiva, y responder con urgencia durante la difícil emergencia de salud pública.

“Nuestras prioridades se centran en fortalecer los sistemas de salud, procurar y entregar suministros esenciales para proteger a los trabajadores de la salud, garantizar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva y violencia de género, y promover la comunicación de riesgos y la participación de la comunidad”, asegura la agencia en un comunicado.

Fuente: Noticias ONU